Gobierno Corporativo

Nuestro compromiso como compañía es el de generar valor para nuestros accionistas. Quienes invierten en nosotros, lo hacen para obtener ganancias significativas a largo plazo con un nivel de riesgo aceptable. Nunca hemos dejado de considerar este hecho fundamental, y jamás lo haremos.

Estamos comprometidos a cumplir con las leyes y regulaciones de todas las jurisdicciones en donde operamos. Aunque nuestras acciones no cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores o en la Bolsa de Nueva York (NYSE), buscamos apegarnos fielmente a las regulaciones de valores mexicanas y estadounidenses.

Sin embargo, reconocemos que no es suficiente cumplir estrictamente con estas leyes para dirigir una compañía con un alcance global. Más allá de nuestro apego a ellas, nuestro compromiso -con nosotros mismos, nuestros inversionistas y todos los que tienen un interés en la compañía- es administrar Grupo Ardo con absoluta integridad. Todo lo que hacemos se basa en esta premisa.

Nuestra cultura financiera y estilo gerencial son abiertos y transparentes. A través de nuestros reportes, estimaciones financieras, conferencias telefónicas y visitas personales, trabajamos con determinación para mantener plenamente informados a nuestros inversionistas de lo que hacemos, y para asegurar que nuestra política de divulgación de información cumpla con los más elevados estándares éticos.

Si bien nuestro Consejo de Administración es el responsable de supervisar las operaciones de la compañía, todos y cada uno de los empleados juegan un papel determinante para asegurar que las políticas de gobierno corporativo y las prácticas de divulgación de información se apliquen de manera correcta. Por este motivo, los alentamos a que externen sus comentarios en relación a estos procesos, y que manifiesten cualquier preocupación que pudieran tener al respecto.

Sabemos que para tener éxito no sólo debemos hacer lo que se requiere, sino además lo debemos hacer bien. En este sentido, nuestro código de ética está orientado a garantizar que todos nuestros empleados se apeguen a los mismos y elevados estándares de conducta en sus actividades diarias. El código regula nuestras relaciones con todos aquellos que tienen algún interés en la compañía, incluyendo áreas tan importantes como seguridad laboral, responsabilidad ambiental, confidencialidad de la información, conflicto de intereses, controles financieros y preservación de activos.

Por último, estamos convencidos de que, como administradores de una compañía, nuestros intereses deben de estar alineados con aquellos de nuestros accionistas. Por esta razón, hemos adoptado un plan de compensación basado en acciones que aseguran que nuestros ejecutivos adquieran y mantengan una posición accionaría de largo plazo en Grupo Ardo.

Hemos establecido prácticas administrativas y de gobierno corporativo consistentes con nuestro compromiso inquebrantable de crear valor sostenible para nuestros accionistas. Estas prácticas son parte de la razón por la cual hemos logrado pasar de ser una empresa regional en México, hasta convertirnos en una compañía con alcance global de nuestra industria. Son parte de la razón por la que consistentemente somos una de las compañía más rentables de nuestro sector, y más importante aún, son parte de la razón que hoy estemos mejor ubicados hacia un futuro más productivo.